Actualmente, es un consenso en las empresas que las personas son claves dentro de las organizaciones y también que la transparencia es fundamental en el liderazgo.

Por esto, si aceptamos las hipótesis anteriores y lo llevamos a las acciones o conductas que tenemos, vemos que generalmente en Latinoamérica tenemos una brecha entre lo que decimos y lo que hacemos.

 

Rompiendo brechas en RRHH

 

Esta brecha es preocupante porque la coherencia es clave en el momento de implementar la estrategia, sobre todo en estos tiempos donde se requiere un constante cambio, es decir, evitando así desalinear la táctica de la estrategia.

La coherencia es cada vez más importante porque en un mundo tan cambiante, sin ella la brecha crece cada vez más y es imposible alinear la estrategia con la táctica. Entonces, si necesitamos reducir la brecha

 

¿Qué podemos hacer?

 

Mi respuesta es la forma, la forma de como hacemos las cosas en una sociedad cada vez más racional y cada vez más orientada a resultados, esto es la clave. Poner la forma por sobre los resultados.

Si se trata de RRHH, la forma es el respeto, la honestidad y la profesionalidad. Piense usted, ¿qué tan profesional, honesto y respetuoso son sus procesos de recursos humanos?, procesos que comienzan desde la selección, las evaluaciones, el feedback, la capacitación, el desarrollo y finalmente el despido y ver que tan grande es su brecha entre ser y parecer.

Por esta razón, es fundamental trabajar con empresas profesionales que busquen un buen perfil para ingresar a sus organizaciones y que al mismo tiempo se ocupen de la forma en como llevan a cabo sus procesos, debido a que en los pequeños detalles se encuentran las diferencias.

Entonces, la invitación es que en su empresa para afrontar con éxito la revolución digital que estamos viviendo, es cada día más importante ser y parecer, comenzando por los líderes de la organización con su ejemplo diario.