No es necesario que maneje un equipo de 100 personas para comenzar a trabajar en su estilo de liderazgo. No importa si su equipo es grande o increíblemente pequeño, siempre obtendrá el mejor rendimiento y logrará los mejores resultados si se asegura de que como jefe lo estén ayudando a liderar un grupo autónomo y capacitado de personas exitosas.

En la frenética tendencia natural de superar el llamado «síndrome del impostor» mientras se intenta alcanzar un mayor poder y gloria, los gerentes a menudo visualizan a su equipo únicamente como un pilar de apoyo necesario para ayudarlos a ampliar sus resultados.

Muy raramente se dan cuenta de que las personas que administran pueden ser un poderoso ecosistema con vida independiente y potencial para ser desatado. Los ecosistemas empoderados y autónomos podrían llevarlo mucho más lejos de lo esperado en el plan de negocios.

 

Rol de un jefe

 

El rol de un buen jefe es proporcionar al equipo y otorgar a sus miembros las condiciones adecuadas para trabajar mientras desarrollan sus propias competencias en una simbiosis exitosa de grandes resultados y un gran desarrollo personal y profesional individual.

Los buenos gerentes combinan competencia y carácter. Sin embargo, los excepcionales también son cariñosos. En su libro Give and Take, Adam Grant explica cómo dar es claramente un regalo que se devuelve una y otra vez. A través de su trabajo, Grant está demostrando que el interés propio y otros intereses son motivaciones completamente independientes.

En realidad, esto significa que la búsqueda de su propio éxito y al mismo tiempo garantizar el éxito de otros son simplemente actitudes complementarias y no contradictorias que se refuerzan entre sí. En el ciclo de auto-trabajo de la felicidad, cuanto más damos, más felices somos y mientras más felices somos, más nos inclinamos a dar.

 

En el estudio Elevación en el trabajo

 

Los efectos de la excelencia moral de los líderes, los profesores Haidt, Vianello y Galliani reflexionan sobre el estado de «elevación» del bienestar experimentado por los empleados cuando los jefes son justos y se sacrifican, lo que lleva a un mayor sentimiento de lealtad y compromiso con la organización.

El jefe perfecto es este que la gente está dispuesta a seguir, y la gente está dispuesta a seguirlo cuando su líder está trabajando arduamente para crear una marca que realmente trae algo bueno para ellos y para el mundo. 

¡Continúe leyendo el artículo aquí!