Fit cultural, el camino para la atracción del talento | Mandomedio Perú
Por: Erika Céspedes, Gerente General de Mandomedio Perú

 

Para los profesionales de RR.HH., la frase: “Se contrata por aspectos técnicos y se despide por valores”, quizás leas sea muy familiar dentro de su trabajo diario. Cada vez resulta más importante para las empresas contar con trabajadores que encajen con sus valores organizacionales.

 

Aunque siempre fue relevante, el “Fit cultural” ha cobrado más valor en la medida en que las propias empresas le han dado mayor peso a las personas como parte del éxito del negocio.

 

En la práctica, la labor de los responsables de atracción de talento es identificar al candidato que cumpla con el perfil profesional solicitado (formación académica, experiencia), asegurando su armonía con la cultura organizacional (hábitos, creencias, valores, etc.). Por ello, los reclutadores valoran el Fit cultural por sobre aspectos técnicos. 

En este contexto, las empresas tienen dos desafíos: deben preocuparse por su cultura, valores, hábitos y conductas reconocidas; así como por convertirse en atractivas para el candidato, que hoy es más exigente y mira más allá del sueldo o cargo ofrecido.

Este proceso también impactará en la decisión del colaborador de mantenerse en la empresa al recibir una nueva propuesta. El éxito de la retención de talento recae en gran medida en el correcto uso de esta práctica.

La aplicación del Fit cultural parte por desarrollar el perfil completo del cargo en relación al real alcance de sus funciones, teniendo conocimiento total de la cultura de la empresa.

Con esta base, se inicia el proceso de analizar a los candidatos, usando entrevistas por competencias y complementando con herramientas como los llamados test MVPI (motivaciones, valores, preferencias e intereses).

Esta evaluación permitirá medir el grado en que se ajustan sus valores con las recompensas que proporciona la organización. Sus reportes pueden ser utilizados para evaluar la compatibilidad con la cultura de la empresa, factores de motivación de los colaboradores, estímulo profesional del candidato y el ambiente de liderazgo que se puede crear. 

Aplicar el Fit cultural permitirá que una empresa encuentre el mejor camino para atraer y retener el talento.

Es un ganar-ganar: un profesional que se identifica con la empresa en que trabaja, se sentirá en el lugar correcto, en un ambiente positivo y motivado. Y la compañía refuerza su marca empleadora y no solo contratará un buen perfil, sino que en el mediano y largo plazo, se verán rodeados de colaboradores más comprometidos y fidelizados.

 

El valor del Fit Cultural ha cobrado relevante importancia en diversos medios y es por esto que la Revista Semana Económica nos toma como referencia en este aspecto.

¡Para revisar este artículo en aquel portal, haz clic aquí !