La retención de talento es uno de los mayores desafíos por los que pasa una empresa y juega un rol primordial en el cumplimiento de metas. Sin embargo, para las nuevas generaciones establecerse en un lugar por un tiempo prolongado es sinónimo de fracaso.

Según el estudio anual de Global Millenials entrevistó a 7500 profesionales activos y con formación universitaria de 19 países, dos tercios de ellos esperaba estar trabajando en otra empresa antes de cinco años. También, la investigación arrojó que su principal preocupación es adquirir experiencia y diversificar su carrera profesional.

 

Rodrigo Correa, gerente de Mandomedio Consulting

 

Explica que “independiente si un profesional es de la generación Y o de otra, es primordial dar feedback. Los estudios son revelan que las personas no renuncian por la empresa ni únicamente por la remuneración, lo hacen principalmente por el jefe y por sus expectativas laborales”.

En tanto, el experto también señala que la generación Millennials valora en una organización aspectos como: la independencia, los beneficios originales, participación en viajes y el equilibrio entre la vida laboral y personal. Estas cualidades forman en un escenario propicio para que el trabajador permanezca en la organización.