Cuando te planteas pedir un aumento de sueldo, comienzas a pensar en una serie de preguntas con el objetivo de obtener una respuesta positiva a tu solicitud ¿Cómo pedir un aumento de sueldo? ¿Cómo me dirijo a mi jefe? ¿Qué palabras utilizo? Ante esta serie de interrogantes Marcela Jiménez, Jefa de área Desarrollo de Carrera de Mandomedio nos entrega algunos consejos para lograrlo.

El momento y la manera de hacerlo pueden hacer la diferencia. En el pasado los trabajadores acostumbraban a exponer sus problemas personales como dificultades en casa o inconvenientes económicos, pero este argumento es de los menos considerados a la hora de aprobar un aumento de sueldo.

Marcela Jiménez comenta que uno de los principales factores a tener en cuenta es evaluar si verdaderamente lo mereces, “Para pedir un aumento es necesario conocer si las expectativas de mi jefatura se encuentran en sintonía con mis resultados”.

La experta también puntualiza que la solicitud debe ser directa y sin contar historias personales “Es necesario dar importancia a la evaluación de desempeño en caso de que exista y la solicitud debe ser directa y sin rodeos, encontrando un espacio apropiado para la conversación”.  En este último punto, Marcela afirma que la cifra solicitada debe tener un rango que permita negociar “La idea es llevar en mente un monto específico del incremento en valor y concepto asociado, ya que si es acogida en forma óptima la solicitud, lo más probable es que se deba negociar, de ahí la importancia de llevar un rango”.

En el caso que se reciba un NO por respuesta, Marcela Jiménez recomienda lo siguiente: “En la misma instancia de la negativa preguntar por qué y en cuánto tiempo sería apropiado volver a conversar sobre el tema directamente y sin rodeos. Si no hay respuesta clara, lo prudente sería esperar unos 6 meses como sugerencia”  establece la especialista.