Comenzar por establecer las habilidades que deben aprender los colaboradores en la capacitación para determinar sus objetivos y el de la empresa, puede ser un buen punto de partida. 

En toda encuesta laboral, se resalta que las personas valoran que las empresas donde trabajan hagan esfuerzos para entregarles espacios para adquirir conocimientos o habilidades extras, que resulten beneficiosas para ambas partes. Y es que la capacitación es una herramienta fundamental para mejorar el desempeño de los colaboradores dentro de una organización, mediante del desarrollo de competencias técnicas y habilidades blandas.

 

Sin embargo, estas competencias no pueden ser al azar y deben estar alineadas con el proceso de transformación de las compañías.

 

“El objetivo de la capacitación es poder impactar en la empleabilidad y desarrollo de las personas, lo que se traduce en un crecimiento y evolución del capital humano y por ende de las compañías», subraya Rodrigo Correa, gerente de Mandomedio Consulting.

El especialista señala que mediante el desarrollo de competencias y habilidades aumentará la performance profesional de los empleados, «lo que se traducirán en conductas exitosas y en la adopción de nuevas formas de ejecutar y gestionar las distintas responsabilidades según el cargo de manera más competitiva”.

 

NO ACCIONES AISLADAS

 

Por otro lado, el experto indica que las capacitaciones no pueden ser acciones aisladas y deben estar alineadas con el plan de carrera del colaborador y a la vez con los objetivos de la empresa. Y también, debe existir un seguimiento constante de las competencias trabajadas, para que ésta sea efectiva.

“No se puede solo capacitar, sino que también hay que cerciorarse de que las habilidades aprendidas hayan sido las necesarias y adecuadas según cada trabajador.

Para que una capacitación sea exitosa, debe existir un compromiso de los trabajadores para poner en práctica las habilidades trabajadas y también las jefaturas son responsables de evaluar constantemente los cambios de conducta mediante herramientas como el portafolio de evidencias, que mide el desempeño y el comportamiento una vez finalizado el curso”, explica.

¡Continúe leyendo aquí!