Reinserción laboral, pasos luego de un despido | Mandomedio.com

Reinserción laboral. Cuando alguien es despedido siempre es visto como un evento negativo en la vida de las personas, ya que tiene relación con el sentido de pertenencia y el hecho de estar fuera de la empresa se asocia a no pertenecer.

 

Proceso de desvinculación

Lo principal en un despido independiente de las condiciones en las que se dé, a no ser que la salida sea por cierre de la empresa, es que la persona pueda tomar conciencia de los factores profesionales y personales que pueden haber influido en su salida para poder tener la autocrítica necesaria que requiere un proceso como este.

 

Sin embargo, es sugerido entender que muchas veces no todos los factores pueden tener relación con uno y en ese sentido es importante que la persona de la significación que merece a cada parte involucrada, sacar los aprendizajes de la parte que compete a uno mismo. Lo más importante del proceso es enlistar aquellos aspectos que se pueden mejorar en otra instancia laboral más que sumergirse en las emociones negativas que acompañan un evento como este.

 

Oportunidad de reinserción laboral

También un despido puede ser visto como una oportunidad para reinventarse, es la oportunidad para pensar y generar cambios que de otra manera al estar en la zona de confort no nos plantearíamos. Es posible ver las distintas opciones que hay como: emplearse nuevamente, emprender un negocio, asesorar a empresas, dedicarse a la docencia e incluso poder desarrollar otros talentos que hemos descubierto en nuestra vida que pueden incluso ser muy diferentes a lo que nos veníamos desempeñando en el ámbito laboral.

Por ende, suele ser muy positivo tener estas instancias para incluso diseñar lo que puede ser un proyecto paralelo a la opción de emplearse nuevamente en algún momento, e incluso su diseño para dedicar el 100% de los esfuerzos en su desarrollo exitoso. Ambas opciones son muy validas considerando las incertidumbres respecto de la edad, la situación país y cualquier otro factor.

La clave en esta situación es asumir riesgos medidos, tener recomendaciones o asesorías sobre todo dependiendo de la envergadura del proyecto, siempre planificando respecto del retorno que puede entregarnos en tiempo y cantidad, para poder responder a los compromisos económicos.

Para ello es clave contar con una proyección económica y programación de actividades con plazos para ejecutar los aspectos cruciales del proyecto que deseamos alcanzar.  Es necesario siempre
revisar las finanzas personales, para evitar que la emocionalidad negativa que prima con frecuencia en la primera etapa posterior al despido, nos haga tomar decisiones inadecuadas en torno a la administración de recursos, los que deben planificarse considerando su distribución en el mayor tiempo posible en los meses consecutivos.

 

Te recomendamos conocer nuestros programas de asesoría y reinserción laboral, si quieres ampliar tu red de contactos y mejorar tu empleabilidad. ¡Contáctanos! https://mandomedio.com/outplacement/outplacement-personas/