Contención emocional en tiempos de pandemia | Mandomedio.com

Contención emocional. Encontrarnos en una situación de estado de emergencia y cuarentena, como la que vivimos actualmente producto del Covid 19, sin duda produce una serie de cambios en nuestra rutina y en el modo en que nos desenvolvemos en nuestros distintos roles.

Todos hemos interrumpido proyectos, planes, trabajos, etc. y hemos abandonado nuestras rutinas cotidianas, para adentrarnos al desafío de intentar compatibilizar trabajo, labores del hogar, la crianza de los hijos en algunos casos, en un contexto en que nos vemos invadidos por la incertidumbre, la preocupación y el miedo muchas veces.

En un contexto como el que vivimos actualmente, es difícil mantener la serenidad, ya que está teniendo un alto costo en vidas humanas, lo que de por sí es dramático y un costo económico, que es muy preocupante. Pero, además, tiene un costo psíquico que no es menor. 

 

Contención emocional, un aspecto de supervivencia

 

La situación en que nos encontramos, para muchos es inédita. No habíamos vivido una experiencia colectiva tan universal y transversal como esta pandemia desde la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, es importante recordar que los humanos somos seres sociales, y aunque muchas veces tendamos a actuar de manera más bien egoísta, estamos diseñados para la intimidad social, física, emotiva e intelectual.

Por ello, el confinamiento va en contra de nuestra naturaleza, pues no hay nada más humano que compartir. Compartimos nuestras ideas, nuestras emociones y sentimientos, nuestras experiencias, nuestras necesidades y expectativas. Es un aspecto que da sentido a nuestras vidas, y que, además, nos ha permitido la supervivencia como especie.

Sin duda todos reaccionamos de manera diferente frente a una misma situación, pero se ha probado que quienes resisten mejor a este tipo de condiciones, los que logran una contención emocional, son quienes contaban con factores protectores, y entre ellos, se podrían destacar: el autoconocimiento, la confianza en sí mismos, un dominio del lenguaje que les permite contar lo que les pasa, y tener a alguien a quién contárselo.

En este último punto la familia y los amigos juegan un rol importante, pero que no siempre es suficiente. Por lo anterior, en algunos casos se hace necesario contar con un apoyo externo y tener a disposición un espacio en donde poder recibir contención emocional, por ejemplo, en la forma de primeros auxilios psicológicos (PAP). 

 

Proceso de cuarentena, cuidados emocionales

 

Una cuarentena puede ser una experiencia inquietante e incluso traumática. Variados estudios prueban que el aislamiento puede tener efectos psicológicos negativos, los cuales pueden hacerse visibles luego de meses, o incluso años. En ellos se ha indicado que la contención emocional puede verse afectada como la frustración, la ansiedad, el miedo, la ira o el insomnio se pueden prolongar entre cuatro y seis meses después de una cuarentena.

Y síntomas de un trastorno de estrés postraumático o un abuso de drogas o alcohol a propósito del episodio, pueden ser detectados hasta tres años más tarde. 

Lo anterior puede verse también reflejado en el desempeño laboral de las personas, dado que atravesar por una situación traumática, de diversa índole, puede traer aparejado un aumento en los niveles de ausentismo y problemas derivados, como, por ejemplo, pérdida de concentración, problemas de sueño, fatiga, etc.

Algunos estudios estiman una reducción importante de los costos indirectos derivados de una situación traumática, en aquellas organizaciones comprometidas con la atención psicológica inmediata de sus empleados, tras sucesos potencialmente traumáticos.

Por ello, es importante y corporativamente responsable, articular la atención psicológica inmediata y continuada a los trabajadores víctimas de una situación crítica, y minimizar los costos que para empresa y trabajador supone el padecer una situación potencialmente traumática.

 

La finalidad de los Primeros Auxilios Psicológicos es:

 

  • Brindar un apoyo y contención emocional a las personas afectadas
  • Proveerles estabilidad y seguridad;
  • Aportar al restablecimiento del nivel de funcionamiento previo al suceso, colaborando en la solución de problemas inmediatos
  • Minimizar el impacto psicológico, reduciendo la sintomatología y disminuir la probabilidad de aparición de sintomatología relaciona con el suceso.

 

¿Cómo se realiza?

 

En términos muy simples, se trata de una sesión, telefónica, on line o presencial, cuando se puede, donde se brinda un espacio protegido para que la persona afectada pueda expresar cómo se siente, cuáles son sus emociones y qué es lo que le preocupa.

Dicha sesión es realizada por un profesional que cuenta con una preparación previa y capacitación, quien ayudará al afectado a jerarquizar sus necesidades, generar algunas acciones que le permitan dar soluciones prácticas a las problemáticas que plantea y podrá enseñar técnicas para disminuir el malestar psicológico, garantizando la confidencialidad de la información y dejando abierta la posibilidad para volver a tomar contacto si así lo requiere.

 

Si quieres que te ayudemos con contención para tu empresa, no dudes en contactarnos comunicaciones@mandomedio.com

Post recientes