Seguramente en más de una entrevista de trabajo te has preguntado ¿Qué hacer con tus manos? ¿Cómo saludar al entrevistador? o si sonreír es correcto. Los gestos son determinantes al momento de conseguir un puesto de trabajo, pueden sumar o restar puntos en una entrevista personal, así como también otros cientos de gestos que realizamos de manera inconsciente, pero que pueden revelar más de los que pensamos.

 

Para Marcela Jiménez, Consultor Coach en Insigni de Mandomedio

 

Explica la importancia de la gestualidad y qué pueden revelar del candidato: “Los gestos acompañan los diálogos de las personas en las entrevistas. Si bien no determinan quedar seleccionados para un proceso, no obstante entregan información del manejo de ansiedad que genera una instancia como ésta”.

Gestos como tocarse el pelo, frotarse las manos y no establecer contacto visual con el encargado de la entrevista, pueden denotar que eres ansiosa, impaciente y poco confiable para el puesto.

Es imposible establecer un listado de los gestos que debes o no realizar, ya que le resta naturalidad al proceso y es ésta cualidad que más destacan los entrevistadores. Un candidato que actúe con naturalidad y tranquilo tendrá más probabilidades de ser contratado.