Está terminando febrero y parafraseando la publicidad de antaño, estamos a pocos días que se nos aparezca marzo y su vorágine de desafíos. Si a esto le sumamos un buen período de vacaciones, es decir unas dos semanas de desconexión, las personas están más felices y descansadas, pero desconcentradas y sin el training de trabajo.

A diferencia del invierno, que las vacaciones son un quiebre en la rutina laboral; en esta época veraniega suele producirse el síndrome de estrés postvacacional, que impide retomar el trabajo de manera  adecuada.

Para reincorporarse a la rutina en forma óptima, Ignacio González, Gerente General de Mandomedio sugiere seguir algunos consejos para retomar la actividad laboral:

  1. Tener una actitud positiva frente al trabajo, lo que implica reconcordar lo momentos entretenidos de las vacaciones y no enfocarse en lo que falta para llegar hasta el próximo período de vacaciones.
  2. Priorizar labores y/o definir una lista de actividades a realizar; porque cuando se intenta retomar todo de una vez, las personas podrían verse abrumadas y por tanto, perder el foco.
  3. Solicitar reuniones con las personas claves del equipo o jefe para tener una visión panorámica de lo acontecido en el período de ausencia y fijar prioridades.
  4. Para algunas personas puede ser una buena alternativa regresar a mitad de semana, para recuperar el ritmo de trabajo de manera paulatina.

Ahora bien, desde el punto de vista de los líderes de la empresa lo ideal es organizar en conjunto con los que regresan de vacaciones una agenda de prioridades, identificando algún hecho importante ocurrido en los días de ausencia del colaborador y centrarse en ese punto para retomar actividades en forma paulatina.