Seguramente hablar de tus fortalezas y habilidades en una entrevista de trabajo no será algo complejo. Pero en algún momento llegará esa pregunta difícil y que más de algún entrevistador espera incomodarte ¿Cuál es tu mayor debilidad? Te has puesto a pensar en ella, sabes qué responder. Esta respuesta hablará mucho de tu carácter por lo que tiene un gran peso en la decisión que tome el reclutador.

Los entrevistadores que ahondan en este tipo de preguntas quieren saber cómo el candidato actúa en situaciones de dificultad y cuál fue el aprendizaje que obtuvieron. Marcela Jiménez, Consultor Coach Senior de Mandomedio explica que no existen preguntas “correctas” pero que se busca precisión: “Siempre es valorable ser honestos, se espera capacidad de autocrítica, deben ser consientes de sus debilidades y abordarlas como áreas de mejora desde una mirada positiva, reconociendo que es un aspecto que se encuentra en proceso de mejora continua”

Los reclutadores quieren asegurarse de dos aspectos al momento de consultar sobre las debilidades: saber que no eres vanidoso/ a y que puedes cometer errores. También, los expertos recomiendan estar preparado ante este tipo de preguntas, pero no aprenderse de memoria lo que se dirá, ya que siempre la versión será diferente y quedarás en evidencia.