La forma en la que nos relacionamos con nuestro entorno se ve determinada por la manera de comunicarnos. Por esto, tener una comunicación efectiva es fundamental y debemos comprender tanto el punto de vista del otro como también el de nosotros. 

Por esta razón, es probable que más de alguna vez te hayas preguntado si la forma en la que te comunicas con tu equipo es la correcta. Una buena comunicación es sumamente necesaria debido a que la forma en que te expreses repercutirá en los oyentes y en ti mismo. 

Entonces es necesario tener claro que antes de comenzar una charla, exposición o cualquier acción que involucre comunicarte debes conocerte a ti mismo. Por esto, debes manejar los tres dominios de la comunicación, que son: razón, cuerpo y emoción

Es importante comprender que la base de la razón es el lenguaje, la emoción es la forma en que te relacionas y el cuerpo el accionar. Por lo que mantener estos tres pilares en equilibrio es fundamental antes de enfrentar al público. 

Por lo tanto, para convertirte en un buen orador debes tener en cuenta que al hablar tu cuerpo lo hace al mismo tiempo, que el ritmo que marques en tu discurso será percibido por los demás y una vez que consigas el dominio del cuerpo acompañarás de mejor forma tu mensaje. 

María José León, actriz y consultora de Mandomedio, entrega estos

 

Tips que te ayudarán a practicar y realizar una comunicación efectiva frente a tu equipo:

 

  1. Debes adecuarte a la audiencia para percibir sus reacciones de respuesta y estar atento a lo que puedan decir.

  2. Es importante definir lo que quieres transmitir a través de una motivación interna que sea percibida por los oyentes.

  3. Mantén un pensamiento personal sobre el tema expuesto para que pueda ir evolucionando con las opiniones del resto.

  4. Conoce el espacio en el que estarás para que puedas trabajar la forma de expresar, la posición del cuerpo y el tono de tu voz.

  5. Define un objetivo claro al expresarte frente a tus oyentes.

  6. Da espacio a los demás para ser escuchados y así crear una instancia de feedback.

  7. Comprende lo que deseas comunicar y no lo aprendas de memoria.

  8. Trabaja tu voz a través de ejercicios de respiración que puedan ayudarte a tener mejor entonación, ritmo y flujo.

  9. Apóyate en palabras claves para recordar lo más importante de lo que deseas comunicar.

  10. Finalmente recuerda activar tu energía corporal antes de hablar frente a los demás.